Cadaver de sacerdote

Aparece el cadáver de un sacerdote estadounidenes, de 69 años, en Nuevo Laredo; su cuidador admite ser el homicida

 

Un hondureño encargado de cuidar la casa en Texas de un sacerdote estadounidense confesó el martes haber asesinado al cura, de 69 años, y aseguró que estuvieron involucrados sexualmente.

Manuel Martín Torres, cuya edad no ha sido informada, dijo a la Policía y a los reporteros que mató con un machete al sacerdote Jesse Euresti después de enterarse que el cura lo sacaría de la casa en la que vivieron durante más de un año.

Torres, quien dijo haber estado drogado, afirmó que le pidió entre 10.000 y 15.000 dólares.

Euresti había desaparecido hacia una semana después de haber ido a realizar algunas reparaciones a una casa que había comprado en Nuevo Laredo, fronteriza con Laredo, Texas.

Un vecino llamó a la Policía tras hallar sangre en el garaje y en la alcoba, había dicho Beatrice Ríos, sobrina de Euresti.

El cuerpo del cura fue localizado en una carretera en Nuevo Laredo el fin de semana, después de que Torres presuntamente llamó a la familia de Euresti para exigir 3.000 pesos (unos 220 dólares) a cambio de información sobre su paradero. La familia pagó una cifra menor, según dijo después el comandante policial Guillermo Bermúdez.

%d bloggers like this: